Analizado: José Moreno Villa, “Vida en claro”

José Moreno Villa, “Vida en claro”

Vida en claro es la autobiografía de uno de los autores más destacados de principios del siglo XX, José Moreno Villa. Fue poeta, escritor, pintor, artista e intelecrual, amigo de Juan Ramón Jiménez, José Ortega y Gasset, Fedeirco García Lorca ente otros, que tuvo una vida interesante, marcada por los cambios de época, las diferentes corrientes artísticas, las guerras (la Primera Guerra Mundial y la Guerra Civil) o el contacto con los genios de su tiempo, y él también fue un genio en el contexto del inicio del siglo XX.

José Moreno Villa nació el 16 de febrero de 1887 en Málaga y su juventud la pasó estudiando química en la universidad de Friburgo. Malaga y Alemania siempre fueron para Moreno Villa sus dos patrias, lo cual menciona muchas veces en Vida en claro. Su familia y su tierra natal tuvieron una influencia importante en la educación y formación cultural del autor. En Alemania pudo aprender a buscarse la vida por sí sólo, pero también buscar su propio camino en esta vida. Otra de las etapas importantes que destaca Moreno Villa en “Vida en claro” es su estacia en la Residencia de Estudiantes, a donde fue invitado por Alberto Jiménez Fraud y donde conocería a Federico García Lorca, Salvador Dalí, Luis Buñuel, Emilio Prados, Pepín Bello y “otros espíritus juveniles”. Este período ocupó en la vida de Moreno Villa casi veinte años y acabó al estallar la Guerra Civil. Desde noviembre de 1936, Moreno Villa tuvo que hacer el típico camino del exiliado español en tiempos de la Guerra. Primero fue a Valencia, el último gran baluarte de los republicanos en España; luego a Estados Unidos, dónde el poeta intentaba agitar los americanos para ayudar a la República que estaba muriendo. Finalmente, invitado por Genaro Estrada, José Moreno Villa viene a Mexico y pasa allí sus últimos años de vida hasta el 25 de abril de 1955.

Como bien dice Juan Pérez de Alaya en el prólogo a Vida en claro, esta obra es precisamente una autobiografía y no un libro de memorias. La diferencia entre estos dos conceptos se entiende gracias al mismo Moreno Villa. En Vida en claro el orden cronológico de los acontecimientos en la vida del autor está ausente y presente al mismo tiempo. Pocas veces Moreno Villa pone fechas a los sucesos. En el libro vemos su vida organizada más bien por sus etapas principales, entrelazadas una con otra por algunos temas, como el amor, por ejemplo. También sirven de enlace los capítulos aparte, como, por ejemplo, el capítulo VII, “Intermedio de las fechas”, en el que habla de la presencia de supersticion en su vida, una especie de magia de los números que de algún modo la marcaron; el capítulo VIII, “De la mano de las musas”, donde explica por quienes fue inluenciada su obra y sus intereses artísticos; el capítulo XVI, “Repercusión de las circunstancias”, en el cual explica su poesía: en qué se inspiró, de qué trata, qué formas literarias utiliza y por qué. En mi opinión, estos capitulos resultan fundamentales para poder diferenciar entre una autobiografía y un libro de memorias y concluir que Vida en claro corresponde al primer concepto.

Siendo una autobiografía, el libro abarca diferentes periodos históricos que sirvieron de contexto para formación de personalidad de José Moreno Villa y su obra. Nacido en 1887, el autor creció entre poemas de Bécquer y Núñez de Arce. El primero, por influencia de su madre y el segundo, por la de su padre. La etapa en que Moreno Villa vivía con sus padres parece ser la más tranquíla de su vida. Si tuvieramos que describirla en colores, pordríamos hacerlo en los tonos más claros, los colores del mar y del sol. En Málaga vivía rodeado de este ambiente marino y veraniego. Desde que era niño, a José Moreno Villa le gustaron la cancion tradicional andaluza, cuyo sonido profundo y fuerte se reflejó indudablemente en las almas de los mejores poetas españoles de Bécquer a Lorca. El joven José admiraba las experiencias poeticas de Manuel Machado, quien compuso a su modo coplas andaluzas, y también trabajó en esta corriente durante un tiempo.

Cuando José Moreno Villa tenía 17 años, su padre lo envío a estudiar química en Alemania, porque se dedicaba al comercio de viñedos. Allí es donde Moreno Villa empiza a relacionarse con gente con amplios intereses artísticos y comprende que no le gustaría dedicarse a química. En este periodo lee poemas de autores alemanes como Goethe, Heine, Schiller y Uhland, así como de otros autores europeos, rusos y americanos como, Baudelaire, Tolstoi, Poe o Novalis, entre otros. Moreno Villa estuvo en Alemania desde 1904 hasta 1908, años de cambios en España y de prosperidad económica y cultural en el resto de Europa. Fue un periodo de reinvenciones culturales, políticas, filosóficas, de los que joven estudiante de Málaga pudo ser testigo. Aunque fueron sólo cuatro años, influyeron mucho en la formación de la personalidad de Moreno Villa, ya que sólo estaba empezando el camino de su vida independiente. Me parece que era una persona con mucho interé2s por todo, una persona abierta a aprender cosas nuevas, desarrollarse y compartir conocimientos adquiridos con los demás. En estos primeros años de su juventud fue captando todo lo que le rodeaba, como una esponja, se llenaba con conocimientos y tenía verdadero interés por ello.

Los años más brillantes y fructíferos de Moreno Villa, sin duda, corresponden a su estancia en Madrid, especialmente en los años 20 y principios de los 30. Hoy en día es bastante difícil imaginarse aquel tiempo: tiempo de grandes espectativas, auges artisticos, discuciones apasionadas, alegrías amistosas, encuentros verdaderamente preciosos de toda una pléyade de gente con talento, que coincidió en Madrid en víspera de la llegada de la Segúnda República. El centro de encuentro de todas estas mentes geniales fue la Residencia de Estudiantes, a la que José Moreno Villa dedica diecinueve años de su vida y que describe detalladamente en su autobiografía, en capítulo llamado “En presencia de la eterna juventud”. Los edificios rojos de la Residencia se situaron en el centro de la colina verde, rodeada de álamos, en lo que en aquellos tiempos era un suburbio de Madrid y ahora es el pleno centro de la capital española. Durante esta época, la Residencia fue visitada por muchos de los intelectuales cientificos y culturales de todo el mundo. Famosos escritores, poetas, dramaturgos, músicos, directores de cine visitaban con frecuencia la dirección de la Calle Pinar, 17, la Residencia de Estudiantes. Vinieron a dar conferencias, conciertos y a leer poemas Miguel de Unamuno, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, Paul Valéry, G. K. Chesterton, Paul Claudel, Marie Curie, Albert Einstein, Maurice Ravel, Igor Stravinski, Manuel de Falla y muchos, muchos más.

Los oyentes de estos eventos no desmerecían ante los invitados: en los años 20 vivían aquí Federico García Lorca, Luis Buñuel y Salvador Dalí, entre otros. Del primero habla mucho José Moreno Villa en su libro, tenían mucha relación gracias al ambiente de la Residencia.

En estos años Moreno Villa ya publica sus libros de poesía La Garba (1913), El Pasajero (1914), Evoluciones (1918), Colección (1924). Los poemas de Moreno Villa fueron apreciadas por Juán Ramón Jiménez, Antonio Machado, Pedro Salinas, Rafael Alberti, Luis Cernuda y Octivio Paz. El famoso filósofo José Ortega y Gasset escribió un prólogo para El Pasajero (1914).  En Vida en claro Moreno Villa pone algunos ejemplos de su obra, los poemas con los que él decidió representar su vida. Esto de algun modo también hace que su libro sea una autobiografía y no una recopilación de memorias. Encontramos poemas de Moreno Villa en unos cuantos capítulos del libro. El autor los pone en relación con diferentes temas. Por ejemplo, para complementar el conocimiento del lector sobre sus relaciones con amigos como Juan Ramón Jiménez o explicar la influencia de otros autres en su obra. También en capítulos dedicados al periodo de Segunda República y el estallido de la Guerra Civil, encontramos poesia relacionada. En el último capítulo, que José Moreno Villa dedico a su hijo, están incluidos poemas que tratan de él, el destino, de cómo el autor se está dando cuenta de su edad y del paso de tiempo. Esta poesía es ligera, aunque a veces con matices de tristeza, por su temática, y compone conclusión perfecta para este libro.

El propio título de esta autobiografía, Vida en claro, comunica al lector la principal intención el autor: poner su vida en claro, en primer lugar, ante su único hijo, que nació cuando Moreno Villa ya tenía cincuenta años de edad.

Al principio, cuesta entender el orden o el principio según cual se colocan los hechos en los capítulos de este libro, pero cuanto más lees, más se te aclaran los pensamientos del autor. El modo de narración hasta la época de la Residencia es un poco dificil de seguir, ya que en varias ocaciones, relatando sus tiempos de juventud, Moreno Villa los entrelaza con épocas más tardías y al lector, si no está muy al tanto de la historia de la cultura española de principios del siglo XX, le puede resultar complejo ubicar en su lugar en este relato a algunas de las personas mencionadas por Moreno Villa. Pero a partir del capítulo que trata de la “juventud eterna”, ya somos capaces de relacionar los hechos y sus participantes.

Poniendo su vida en claro, José Moreno Villa hace muchas valoraciones, tanto de la gente que le rodeaba a lo largo de su vida, como de sí mismo. En cuanto a las amistades, José Moreno Villa tenía muchas, en realidad, pero siempre dudaba en estas cuestiones, no sabía muy bien si todos podían considerarse “amigos” y a muchos los llamaba simplimente “compañeros”, pero aun así trataba de estas relaciones como de “amistades”. Es una de las cosas que, a lo mejor, no supo aclarar, pero es una cuestión que a todos nosotros a veces nos resulta dificil resolver. Otra de las cosas que no queda muy clara es la relación con su familia. Describe mucho a sus padres y su casa al principio del libro, pero yo no he podido llegar a una conclusión determinada sobre qué tipo de relaciones tenía el autor con su padre y con su madre. Sólo he comprendido qué clase de personas eran sus padres y cómo influyeron en su hijo durante los primeros años de su vida, pero a partir del período de Alemania, no llegamos a saber más de su família, sólo las fechas y circunstancias de sus muertes. Pero en lo demás, lo que se refiere a su vida personal, Moreno Villa se explica completamente, y logra hacerlo sin entrar en muchos detalles. A mi parecer, su relación con Consuelo Nieto de Macorra es una cuestión bastante delicada, siendo ésta la viuda de su amigo Genaro Estrada. Debería de ser una decisión moral dificil para ellos dos, pero Moreno Villa escribe sobre esta situación con cierto cuidado, sin adentrarse en sus preocupaciones personales en relación con el tema.

En lo que afecta a valorarse a sí mismo, José Moreno Villa no se dispone a hacerlo mucho, a lo mejor porque era una persona un poco tímida o porque no tenía tanta fama en sus días, como su amigo Federico García Lorca y esto le hizo considerarse a sí mismo no tan importante o intersante como otros autores más famosos. Pero ello no cambia el hecho de que fuese una persona con muchos conocidos, compañeros, amigos, gente que tenía en cuenta su opinión, gente que valoraba sus obras poeticas y artísticas. Desde otro punto de vista, podría decir que en Vida en claro, José Moreno Villa realiza una valoración de su persona a través de las palabras de sus amigos como José Ortega y Gasset, Juan Ramón Jiménez, Alberto Jiménez Fraud y otros, que en sus cartas o personalmente expresaban su opinión positiva sobre obras de Moreno Villa, o lo que decían sobre su carácter y lo que opinaban de él como de persona.

Vida en claro es una obra en la que se recogen partes importantes de la personalidad de su autor, José Moreno Villa: sus memorias, sus pensamientos y reflexiones sobre su propia vida, sus poemas y algunos de sus sentimientos. Es verdad que sólo “algunos”, porque el autor no describe mucho lo que sentía en algún que otro momento de su vida, explica más las causas de sus sentimientos que los sentimientos en sí. Es un libro que a algunos les puede servir de ejemplo del que cada uno saca sus conclusiones. Así mismo, la impresión que me ha dejado este libro, al finalizar su lectura, es la de adquirir conocimientos acerca de la época y de cómo podía ser la vida de un intelectual en aquel tiempo. Es un conocimiento muy importante, el de saber algo más acerca de la vida: los giros que puede dar, las oportunidades que nos ofrece y las sorpresas que nos depara.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s